Tipos de compresores, que son, clasificación

Un compresor es una máquina o aparato que sirve para comprimir aire, gases y fluidos, suministrando a su salida un flujo constante de aire comprimido.

Su funcionamiento varía según el modelo elegido, encontrandonos diferentes tipos de compresores para uso industrial, domésticos y categorías diversas en talleres e industrias. Son empleados para hinchar ruedas, para pintar con aerógrafo, con pistola o bien para proporcionar una fuente de energía alternativa a la electricidad. También son frecuentes los compresores neumáticos para cargar y descargar mercancías, haciendo que su consumo produzca una reducción considerable en los costes asociados al consumo de electricidad.

Como hemos mencionado brevemente, existen diferentes tipos, siendo algunos de ellos más eficaces para ciertas tareas que los otros. Así que, a continuación, vamos a explicar las ventajas e incovenientes de cada uno de ellos.

Tipos de compresores

Tipos de compresores, clasificación

Existen difererentes tipos de compresores según su funcionamiento, diferenciándose sus características entre todos ellos. Los compresores industriales suelen ser eléctricos o a gasolina, proporcionando mucha más presión y versatilidad a la hora de conectar herramientas o usarlos para el desplazamiento de mercancías. Estos, al ser mucho más potentes también son los que tienen un precio mayor.

A continuación, indicamos cómo funcionan estas máquinas, los diferentes tipos y la clasificación d los compresores:

  • Reciprocantes.
  • De pistón.
  • De tornillo.
  • De paletas.
  • De lóbulos.
  • Scroll.
  • Tansmisión directa.
  • Centrífubos radiales.
  • Centífugos axiales.
  • De desplazamiento positivo.
  • Bombas de vacío.
  • Eléctricos:
    • Monofásicos.
    • Trifásicos.
  • De gasolina o gasoi.

Reciprocantes

Los compresores reciprocantes son máquinas que aumentan la presión del aire que absorben, produciendo una reducción del volumen y proporcionando una fuente de energía a su salida.

El compresor reciprocante es de acción única, usando para ello un lado del pistón. Aunque estos son de una acción, también los hay dobles, es decir, que usan los dos lados del pistón para mejorar su eficacia.

La desventaja de los compresores reciprocantes es su elevado ruido. Son muy molestos si funcionan cerca de personas, motivo por el que es adecuado realizar su intalación en una zona aislada o, en su defecto, aislarlo con panels de madera o aislantes acústicos.

Otro aspecto negativo es que requieren aceite en las tuberías por las que circula el aire comprimido, haciendo que para usos no profesionales sea una desventaja. Asimismo, los reciprocantes elevan mucho la temperatura del aire.

De pistón

Los compresores de pistón tienen una parte móvil (pistón) que presiona el aire del interior de la máquina, produciendo que se comprima.

El funcionamiento del compresor de pistón es sencillo, necesitando una parte móvil que, al presionarla producirá que la cavidad en donde está contenido el aire se reduzca, ejerciendo una fuerza que lo comprimirá.

En esta categoría encontramos dos tipos de compresores, los de efecto simple y efecto doble.

Las diferencias entre ellos es que los simples sólo poseen una parte móvil y los dobles dos, reduciendo el espacio desde ambos extremos.

Dentro de los compresores de pistón podemos encontrar a la venta modelos muy sencillos como las bombas de inflar o bien modelos industriales que comprimen en varias etapas, aumentando considerablemente la presión del aire o de los fluidos de salida.

Pueden ser con y sin aceite.

De tornillo

Los compresores de tornillo funcionan con dos tonillos móviles que se acoplan atrapando el aire en su interior. Al aproximarse entre ellos y reducir el espacio que hay entre ellos, provocan que el aire se comprima. Este tipo también recibe el nombre de compresores de doble rotor.

El método de refrigeración de los compresores de tornillo es mediante aceite, produciéndose la bajada de temperatura en el interior del aparato.

Esto hace que su eficiencia aumente ya que, las partes que entran en contacto con el aire comprimido no llegan nunca a subir mucho de temperatura, motivo por el que su duración es mayor que los que sí sufren el calor.

Los compresores de tornillo lubricados con aceite dejan algo de residuo en al aire, aunque este es limitado, es algo que debemos considerar y tener en cuenta antes de realizar su compra. En caso de necesitar uno sin lubriación, deberemos evaluar las ofertas ya que, generalmente los compresores sin aceite son más caros.

Como ventaja frente a los otros tipos de compresores indicar que son más silenciosos, haciendo que puedan situarse más próximos a instalaciones de trabajo que los reciprocante. También son muy potentes, así que los usos recomendamos son para industrias, talleres y empresas que necesitan presión y caudal de aire en abundancia.

Comparándolos con los de pistón, los compresores de tornillo son más eficientes. Su consumo es más bajo y la presión en bares que proporcionan es mayor. También vemos que el aire de salida mantiene una temperatura baja.

En cuanto a las desventajas del compresor de tornillo es el precio. Mientras que algunos modelos pueden costar 100 €, estos siempre mantienen costes elevados, haciendo que sean adecuados para usos industriales.

Scroll

Los compresores de scroll funcionan con espirales que provocan que el aire se vaya comprimiendo. La espiral, a media que gira atrapa el aire y lo transporta, produciendo la compresión de las moléculas del fluido.

La gran ventaja del compresor de scroll es que son silenciosos, produciendo pocos decibelios, así que pueden utilizarse en la mayoría de instalaciones, tanto domésticas como profesinales.

Asimismo, este tipo de compresor se fabrica con dimensiones reducidas, encontrando a la venta tamaños compactos, minis o muy pequeños.

Una de las ventajas que tienen es que no son lubricados, es decir, son compresores sin aceite, así que su mantenimiento es mínimo.

Como inconveniente podemos destacar el reducido caudal de aire comprimido que suministran. Al ser más pequeños, su capacidad es menor que los de los otros tipos, haciendo que su precio se aleje de los más económicos. Para finalizar esta categoría, indicar que el aire de salida posee mucha temperatura.

Paletas

Considerado como compresor rotativo, los compresores de paletas son aparatos que contienen un rotor que gira, rotativo. Este posee varias paletas que se deslizan y transportan el aire hacia su interior, ejerciendo la fuerza necesaria para que se reduzca el volumen del aire contenido o fluido y, de esta forma, se pueda comprimir con mucha eficacia.

La ventaja de este tipo de compresor es su escaso mantenimiento. Son sencillos de fabricar y, por lo tanto, son bastante baratos.

Centrífugos

Los compresores centrífugos son considerados como compresores de aire dinámicos.

El funcionamiento de estos es mediante la succión del aire del exterior, bien mediante la boca de entrada o por el mecanismo que se haya implementado.

La presión se consigue aumentando la velocidad del aire mediante el movimiento de unas cuchillas que van instaladas en su interior. Cuando la presión es máxima la velocidad queda reducida al mínimo, haciendo mucho más eficiente el compresor.

Pueden comprarse compresores centrífugos con distintas velocidades y presiones, proporcionando todos ellos un flujo de aire continuo.

Los usos más comunes son en la industria petrolera, instalación en donde se fabrican químicos y plantas de energía. También son muy útiles para la fabricación de vidrio y en empresas siderometalúrgicas. Al ser aparatos muy potentes, siempre se encuentran en lugares donde hace falta mucha presión y gran volumen de aire.

Axiales

Los compresores axiales también están dentro de los dinámicos al igual que los centrífugos. Este tipo de compresor siempre está comprimiendo el aire, es decir, que es de flujo continuo.

Su mecánica es diferente a los otros, para comprimir el aire produce circulación de fluido de forma paralela al eje de rotación, haciendo uso de cuchillas giratorias y estáticas.

En su interior se produce la torsión del aire con las palas que giran, finalizando con la disminución de la velocidad del aire por las palas estacionarias, momento en que la presión del aire aumenta. Son compresores de varias etapas.

De desplazamiento positivo

Producen la reducción del volumen de aire en el depósito, produciendo la compresión. En el momento que se alcanza la presión adecuada el aire comprimido es liberado.

En esta categoría podemos comprar compresores de tornillo, de paletas, scroll, los de émbolos rotativos e incluso bombas de vacío.

De lóbulos o rotativos

Están dentro de la categoría de los de desplazamiento positivo, siendo los compresores de lóbulos o émbolos rotativos lo que necesitan uno o varios rotores para comprimir el aire. Para comprimir el aire el rotor gira dentro del aparato, produciendo la circulación del fluido o gas hasta la cámara en donde se aumentará la presión. Podemos encontrarlos bilobulares y trilobulares.

Dinámicos

Aceleran las moléculas del gas aspirado, haciendo que aumente su velocidad y, al entrar en los difusores convierten la energía cinética del aire en presión estática, momento en el que se puede abrir la válvula para su escape. Dentro de los compresores dinámicos encontramos los centrífugos radiales y axiales.

Neumáticos

El compresor neumático es una máquina que aumenta la presión en un fluido. Este tipo de compresores son sin aceite, no lubricados.

5/5 (7 Reviews)

Escribir un comentario